La primera vez que escuché hablar del síndrome del impostor no podía creerme que hubiera un nombre para todas esas cosas que hacía inconscientemente, pero sí, lo hay, y además nos acompaña en casi todos los aspectos de nuestra vida tanto profesional como personal. Por eso también seguro que ya me has oído nombrarlo en algún otro vídeo, porque el síndrome del impostor está muy relacionado con otras emociones y procesos negativos.

 

Durante esta semana hice unas preguntas en Instagram para que tú misma pudieras comprobar si sufres el síndrome del impostor, y las respuestas fueron clarísimas. Así que, como este “amiguito” está tan presente he decidido dedicarle el vídeo y el post de hoy, y además volvemos al juego de los colores y las formas ¿te apuntas?

¿Qué te han parecido las preguntas? ¿Te sientes identificada con esa falta de merecimiento o con el sentimiento de inferioridad a veces? Pues ahora ya sabes un poco más sobre este patrón emocional, qué factores hacen que aparezcan y todo lo que trae consigo, y puedes empezar a hacer los cambios y “clicks” mentales para evitarlo si te das cuenta.

Y como te decía, me ayudará muchísimo que me cuentes qué color o colores te evoca el síndrome del impostor, y también qué forma le darías si lo pudieras convertir en algo tridimensional. Te puedo adelantar que el domingo que viene te contaré más del por qué de este juego en el que se involucra la sinestesia y la importancia que tiene para la gestión emocional, porque tiene muchísimo que ver con el proyecto en el que estoy trabajando y que verá la luz pronto pronto ¿tienes ganas? ¡Yo estoy ya de los nervios y deseando contártelo todo todo!

De momento, esta semana la dedicaremos al síndrome del impostor en Instagram por si necesitas darle una vuelta más a los colores y las formas, y la semana que viene volveremos con un nuevo post + vídeo super chulo. ¡Muchísimas gracias por llegar hasta aquí terrícola!